Los beneficios económicos de la aplicación efectiva de prácticas en salud y seguridad laboral en pequeñas y medianas empresas

La aplicación de prácticas de salud y seguridad eficaces y eficientes en las pequeñas y medianas empresas ayuda a mejorar la performance en sus negocios”. Esta es la conclusión de un estudio realizado por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud Ocupacional (EU-OSHA).En su trabajo llamado “Salud y Seguridad Ocupacional y resultados económicos en pequeñas y medianas empresas”, la EU-OSHA arriba a interesantes resultados, que serán objeto de la presente nota.

Entre sus conclusiones menciona que las PyMES comienzan a sufrir importantes pérdidas como resultado de pobres y a veces nulas prácticas en salud y seguridad ocupacional (SSO), mientras que, por el contrario, pueden salir muy beneficiadas si les son aplicados los sistemas de SSO adecuados  según sea el tipo de PyME en cuestión.

Respecto de los costos, el impacto de los accidentes en las PyMES puede ser significativo, por cuanto en primer lugar, es más difícil para este tipo de empresas recomponerse de un accidente laboral y, en segundo lugar, cada caso tiene un mayor impacto relativo en comparación con una empresa de mayor envergadura. 

En efecto, cada trabajador desempeña un rol “clave” en la empresa y su reemplazo constituye un verdadero desafío dentro de la estructura, cortos períodos de inactividad pueden conducir a la pérdida de clientes o importantes contratos, un accidente grave puede conducir al cierre del negocio debido a los gastos derivados del incidente y accidentes menores o casos de enfermedades profesionales en una PyME  pueden provocar el doble de nivel de ausencia laboral (días caídos) que en una gran empresa.

Ahora bien, existen beneficios derivados de aplicar medidas de prevención para evitar accidentes laborales o enfermedades profesionales. Los beneficios de buenas prácticas en salud y seguridad ocupacional incluyen:

1.              Mayor productividad.

2.              Mayor continuidad del negocio (menos accidentes e incidentes reducen la duración y el impacto de las interrupciones en la actividad de la empresa).

3.              Costos más bajos del seguro.

4.              Pagos compensatorios a los trabajadores que generan mayor motivación y moral del personal.

De acuerdo al documento, el gran desafío es lograr una efectiva comunicación  acerca de la importancia de tener en cuenta los beneficios económicos de la aplicación de programas o prácticas en salud y seguridad ocupacional. Esto se debe, en gran parte, a la naturaleza diversa de las PyMES.

Estas empresas pueden operar como empresas dinámicas y flexibles, con la habilidad de innovar, o pueden ser más tradicionales, basadas en la participación de la familia y arraigadas en entornos locales de negocios, o bien pueden ser start-ups, jóvenes negocios que generalmente son vistos como organizaciones frágiles que se esfuerzan por alcanzar el éxito. Cada una de ellas, tiene necesidades diferentes, las que se pueden ver reflejadas en sus diferentes proveedores, clientes y competidores con los que interactúan, y también en la comparación con otras empresas que funcionan en el mismo sector de negocio. Por consiguiente, toda intención de informar a estas empresas acerca de la relación entre las prácticas de salud y seguridad ocupacional y los resultados económicos tendrá que tomar en cuenta estas diferencias.

Como bien se comenta en el documento, promover incentivos efectivos para mejorar las prácticas de salud y seguridad ocupacional dentro de las organizaciones, puede hacer que se internalice el costo económico de los accidentes y enfermedades profesionales y que se torne rutinariamente visible. 

Una vez comprendidos los costos, se concluye que los siguientes factores sirven para motivar a las PyMES a invertir en la salud y seguridad de sus empleados:

o  Entender que la salud y seguridad laboral es un pilar para conformar un buen negocio.

o  Su aplicación otorga buena reputación.

o  Se alcanza mayor productividad (especialmente dado que se reduce el ausentismo).

o  Se cumple con la normativa, evitando eventuales sanciones.

o  Se evitan los costos (sociales y económicos) de los accidentes.

o  Permite contener los gastos del seguro.

o  Permite satisfacer la demanda de los clientes.

o  Permite ser buen empleador.

Entre las distintas formas de comunicación que son utilizadas para con las PyMES, se destacan:

o  Información visual (prospectos, publicaciones, material on line, newsletters).

o  Workshops, seminarios, conferencias, presentaciones, etc.

o  Información vía mail.

o  Inspecciones, visitas, etc.

o  Charlas.

o  Entrevistas.

o  Encuestas.

o  Buenas prácticas

Se ha demostrado que la comunicación “face to face”, los seminarios, conferencias, etc. y el uso de intermediarios son usualmente más exitosos que la introducción de nuevas regulaciones para modificar el comportamiento de las PyMES.

Las PyMES ofrecen un sinfín de diversidad, por ende, es difícil abordar la problemática con un único instrumento, sin perjuicio de lo anterior, es clave ir incorporando las ventajas y beneficios que, a corto, mediano y largo plazo, obtendrá de aplicar buenas prácticas en salud y seguridad laboral